nadie-nadie-nadie-nadie:

Casi siempre los adultos interpretan la rebeldia y depresion como un tipico sintoma de la adolescencia y en ocasiones es asi, pero no para todos. Algunos tocamos fondo, buscando, en un intento desesperado la respuesta a la pregunta que todos en algun momento nos hemos hecho “¿para que estoy vivo? ¿cual es mi proposito?” y mientras la mayoria termina rindiendose y continua con su vida, restandole imporatancia, la otra parte de nosotros sigue intentadolo hasta que llegamos a un punto de quiebre.

nadie-nadie-nadie-nadie:

Casi siempre los adultos interpretan la rebeldia y depresion como un tipico sintoma de la adolescencia y en ocasiones es asi, pero no para todos.
Algunos tocamos fondo, buscando, en un intento desesperado la respuesta a la pregunta que todos en algun momento nos hemos hecho “¿para que estoy vivo? ¿cual es mi proposito?” y mientras la mayoria termina rindiendose y continua con su vida, restandole imporatancia, la otra parte de nosotros sigue intentadolo hasta que llegamos a un punto de quiebre.